sábado, agosto 22

Siempre no...

Y bueno, esto no era tan divertido como parecía. ¿Oliver Carter? Y si él fuera el chico de la fuente, ¿esto era una broma, o era enserio? No podía ser que Carter estuviera enamorado de mí ni mucho menos que fuera capaz de escribir algo así, entonces, le había pagado a alguien para que las escribiera y luego me las mandaba para ver mi reacción y botarse de risa.

Junté las cejas y me ardió el ojo. ¿Carter? ¿Enserio?

¡Qué coraje ser la burla de Oliver Carter!

--Señorita Lazcano ¿me está escuchando?.

Alcé la mirada y la profesora se paró delante de mí.

--¿Me puede decir cómo se desdobla esta proteína?

Me quedé mirándola fijamente a los ojos, mientras sentía cómo mi rostro se sonrojaba... no tenía idea de qué maldita proteína me estaba hablando.

--Está castigada, Violeta, quiero un reporte acerca del desdoblamiento de proteínas y carbohidratos para mañana.

La profesora me dirigió una mirada desdeñosa y dio media vuelta, antes de dirigirse a su escritorio y tomar su bolso.

--Hemos terminado por hoy --dijo.

Autómaticamente todos se levantaron de sus asientos y yo hice lo mismo unos segundos después. Rodrigo y Casandra entraron en mi campo de visión y él me miró incrédulo.

--¿Cómo es posible que no hayas desdoblado esa proteína? ¡Eres una experta en eso!
--Oye, Vio --dijo Casandra--, ¿te encuentras bien?

Tomé la hoja que había estado observando toda la clase y caminé hacia la esquina donde estaba Oliver Carter.

--Te crees muy gracioso, ¿no?--le grité, y todos los presentes centraron su atención en nosotros.
--Hola, linda... ¿qué te trae por aquí?
--Escúchame, Carter, esto del admirador secreto fue divertido al principio, pero no me gusta que me estés investigando todo el día.
--¿De que diablos hablas, Violeta?--el chico se hizo para atrás y me miró con las cejas enarcadas.
--Es sólo una advertencia, Carter--amenacé--, si me vuelves a mandar cartas donde me confiesas que me amas y me dejas ver que eres un psicópata que se la pasa investigándome...
--Violeta, cálmate --dijo Rodrigo que estaba parado detrás de mí.

Entonces, vibró mi celular. No miré el número antes de contestar, sólo oprimí esa tecla verde y me puse el aparato en el oído.

--Violeta --contesté.
--¡Hijos de perra! --gritó un hombre del otro lado de la línea-- ¡Los voy a encontrar y los voy a matar a los dos! ¿Dónde diablos están metidos, malditos bastardos?
--Claro, papá, enseguida te digo --contesté--, anótalo en un papel y luego ve por tu guillotina, que la espero ansiosamente.
--No estoy jugando, o me dices dónde están o voy a...
--¿Golpearnos? --pregunté-- ¿No te bastó con lo que me hiciste? Papá, si tú te atreves a buscarnos, voy a decirle a una trabajadora social cómo me golpeaste hoy y créeme cuando te digo que no voy a ir a visitarte a la cárcel.
--No te atreverías...
--¿Ah no?
--Pues aunque lo hicieras, no tienes pruebas de que lo hice --dijo triunfante.
--¡Oh, papá!, ¿que no tengo pruebas, dices? --reí--. Yo creo que un ojo morado, un labio y ceja abiertos y todos los moretones que ya aparecieron en mi cuerpo serán lo suficientemente convincentes ante cualquier clase de juez.

Escuché una maldición y luego el "bip bip" que anunciaba que el cobarde de mi padre había colgado el teléfono.

Oh, oh... Al parecer mi gran bocota me había hecho caer de nuevo... todos y cada uno de los presentes me miraban sorprendidos. Casandra se acercó a mí y puso su mano en mi hombro.

--Lárguense --dijo--. No hay nada que ver aquí.

Todos se fueron al instante, excepto Rodrigo, Casandra y Jonathan, que acababa de entrar al aula.

--Vio, ¿por qué no me dijiste? --preguntó ella, con una expresión de lástima que me dio asco.
--Porque no tenía ganas de anunciarle a todo el mundo que mi familia es una porquería, pero gracias por preguntar.
--Pero yo...
--No me importa, Casandra --dije bruscamente, aunque sabía que ella no me había hecho o dicho nada malo.
--Violeta...
--Vámonos, Jonathan --caminé frente a él, que enseguida vino detrás de mí.



--No debiste hacer eso... --dijo Jonathan, cuando nos sentamos en aquella roca enorme que absolutamente nadie (salvo los conserjes, tal vez) conocía.
--¿De qué hablas? ¿De cuando casi golpeo a Carter, o de cuando amenacé a mi padre mientras todos escucharon?
--De cuando dejaste a Casandra hablando sola...
--Ah, olvidé esa parte.
--Oye Vio, relájate...
--¡¿Relájate?! --grité-- ¿Eres idiota? ¿Y tú por qué estás aquí? ¿No te preocupaba tanto que el imbécil de Carter pensara que sientes algo por mí? Vamos, Jonathan, no me vengas con...
--Es que sí siento algo por ti --interrumpió.
--¿Eh?
--Bueno... no tanto así como sentir algo... pero tal vez... sólo algo muy leve... ¿Sabes qué? Sólo olvida eso.
--Está bien...
--En cuanto a lo de Carter...
--¿Qué?
--Lamento decirte que hiciste un gran ridículo hoy... --sonrió-- Comparé las cartas hace un rato y supe que tu admirador no es el asesino loco... Luego tomé una de las amenazas que Carter me manda y también supe que tu "chico de la fuente" no es él.
--¿Enserio?
--Sí...
--Ay no...
--Lo sé --contestó--, el ridículo que hiciste hace un rato no va a ser difícil de olvidar.
--Ay, Jonathan, no seas idiota... eso no es lo que me preocupa.
--¿Entonces?
--¡Hay otro loco por ahí que sabe todo acerca de mi vida!
--Ah, eso...
--Sí, eso.
--Bueno, olvida tus problemas por un rato y métete en los de otros --metió la mano en su mochila y sacó un gordo fólder negro con un águila dorada--. Éste es el caso que tenemos qué resolver, linda.
--Oye, espera --dije cuando depositó los papeles en mi mano.
--¿Qué?
--¿Y entonces sí voy a contestar la carta?


Nos miramos un largo rato, mientras yo dejaba que él decidiera lo que se suponía que yo tenía que saber de antemano: Obviamente contestaría la maldita carta.

1 encontraron un motivo para comentar:

Leonard dijo...

...............
un abrazo^^

La autora

Mi foto
Betzabé
Una cosa es cierta: Sea lo que sea que estés pensando de mí, estás equivocado.
Ver todo mi perfil

Personajes

Personajes
Violeta

Jonathan

Sebastián

Diego

Amanda

Walter

Hayden

Samantha

Mateo

Oliver

Bruno

Casandra

Rodrigo

Lectores

Derechos reservados

IBSN: Internet Blog Serial Number 97-88496-54-6

Visita